©Fundació Mas Miró, 2018.

El Mas Miró

Joan Miró (Barcelona, 1893 - Palma, 1983) es uno de los artistas catalanes más universales del siglo XX. Pintor, escultor, grabador y ceramista, conocido por su discreción y silencios legendarios, es a través de su obra que muestra su rebeldía y disconformidad con los acontecimientos históricos y políticos que le toca vivir. 

El arraigo en el paisaje de Mont-roig, primero, y posteriormente en el de Mallorca, donde acabó estableciéndose definitivamente en los años cincuenta, fue determinante en su obra y en su lenguaje. Barcelona, Mont-roig, Mallorca, pero también París (años veinte), Nueva York (años cuarenta) y Japón (años sesenta), fueron sus paisajes emocionales, si bien Mont-roig sería siempre el contrapunto, el choque original al que siempre regresaba.

Miró huyó siempre del academicismo, y para comprender su obra debemos profundizar en su vínculo con la tierra, así como en su interés por los objetos cotidianos y el entorno natural. Todo esto le llevó a crear este lenguaje tan personal y único que le convierte en uno de los artistas más influyentes del siglo XX. 

"Toda mi obra está concebida en Mont-roig". La obra y el universo de Joan Miró se gestaron en esta población tarraconense, en el marco estricto de Mas Miró y de las tierras que la rodean. Es allí donde en 1911, después de una enfermedad, el artista decidió dedicarse a la pintura.

Mas Miró fue el modelo de La masía, la creación más emblemática de la etapa figurativa del artista, pero también es donde germinó y maduró su obra posterior y donde se perfiló su complejo lenguaje simbólico.

Mas Miró está formado por una serie de edificios de distintas épocas, desde el siglo XVIII hasta el siglo XX. 

©Fundació Mas Miró, 2018.

La masía

Preside el conjunto la masía propiamente dicha, conocida originariamente como Mas d'en Ferratges y erigida por los marqueses de Mont-roig. Desde el punto de vista arquitectónico, el edificio principal se enmarca en la tipología de casa de indianos. 

Flanquea el edificio central la casa de los masoveros, modelo de la obra más emblemática de la etapa figurativa de Miró, La masía, que actualmente se expone en la National Gallery de Washington

©Fundació Mas Miró, 2018.

El jardín

Justo delante del edificio principal encontramos el jardín, que todavía conserva parte de la vegetación, entre la que destacan los majestuosos eucaliptos. La glorieta, un espacio muy singular, cobijó en numerosas ocasiones a Joan Miró, que se servía de su sombra y su tranquilidad para pintar. 

©Fundació Mas Miró, 2018.

El taller

A pocos metros de la masía encontramos el taller o estudio, un edificio independiente donde Joan Miró se dedicaba a la creación y al trabajo de su obra. Construido a finales de los años cuarenta, fue concebido por el propio artista con la voluntad expresa de poder cultivar en él la escultura. 

El espacio aún conserva varios elementos que forman parte de la actividad de Miró: utensilios, bocetos, materiales y objetos diversos. En las paredes destacan unos grafitos que Miró pintó utilizando la pared como soporte para representar sus ideas.

©Fundació Mas Miró, 2018.

El gallinero

El gallinero se mantiene en su ubicación original, hoy día sin aves de corral, pero conservando su aspecto.

©Fundació Mas Miró, 2018.

Los campos

Actualmente, los campos que rodean Mas Miró albergan una plantación de productos ecológicos cultivados por una empresa local. En los terrenos de la finca se ha intentado representar la diversidad natural que ha tenido la masía a lo largo de su evolución: algarrobos, olivos, huerta y almendros configuran el paisaje de Mas Miró. 

©Fundació Mas Miró, 2018.

La capilla

Contigua a la entrada de los carruajes se encuentra la capilla, un edificio de estilo neogótico construido en 1916 por deseo del padre de Joan Miró. A pesar de que se trata de un oratorio privado, además del acceso desde la casa al interior de la capilla a través del coro los Miró hicieron construir una puerta hacia el exterior para que los campesinos de la zona pudieran utilizarla. 

©Fundació Mas Miró, 2018.

El corral

En las dependencias que albergaban el antiguo corral, actualmente encontramos el espacio de bienvenida. Está concebido para ser el primer contacto con Mas Miró, donde el visitante podrá adentrarse en el contexto que da valor a Mas Miró a través de un audiovisual. En el espacio de bienvenida se pueden adquirir las entradas para visitar Mas Miró, así como cualquiera de los productos que ofrece la tienda. 

 

 

La Diputación Provincial de Tarragona ha participado en la financiación de la adquisición de los equipos que forman el interior del espacio de recepción, ubicado en el antiguo corral. 

©Fundació Mas Miró, 2018.